Que los besos no son contratos y los regalos no son promesas, y uno empieza a aceptar sus derrotas con la cabeza alta y los ojos abiertos, y uno aprende a construir todos sus caminos en el hoy, porque el terreno de mañana es demasiado inseguro para planes…y los frutos tienen una forma de caerse en la mitad. Y después de un tiempo uno aprende que si es demasiado, hasta el calor del sol quema. Así que uno planta su propio jardín y decora su propia alma, en lugar de esperar a que alguien le traiga flores

Jorge Luis Borges   (via herecomesdann)

Me quiso aún en los días que no entendía lo que sentía.

ideasviajando (M. Sierra Villanueva)

(Fuente: testigo-de-lo-interminable)